El cibercrimen ha adoptado un modelo empresarial del delito. Es una industria estructurada y muy profesional que mueve miles de millones de euros al año. Los delincuentes buscan, como siempre, un  beneficio económico.  Infectan los ordenadores o dispositivos móviles, roban toda la información que luego pueden transformar en dinero y venden su mercanía, o sus servicios, en el mercado negro de Internet.

Todos lo hemos visto en las pelis, o en las novelas policíacas. Cuando se descubre un crimen llegan los agentes, investigan, recogen las pruebas... ..¿Pero qué pasa cuando estamos ante un delito informático, cuando la escena del crimen no existe más que en la red?. Bueno, pues ahí entran en acción los peritos informáticos forenses. Son expertos en seguridad y también una de las profesiones más demandadas en el mercado.

    El pasado mes de Noviembre tuve la oportunidad y el honor  de impartir una conferencia en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN), en Madrid, ante más de 40 altos mandos del ejército Español y responsables del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Mi exposición estaba enmarcada dentro de las “X Jornadas De Seguridad de la Información en Defensa”.  

Lo comenté en un post que subí a la página ayer mismo, titulado “La protección del Ciberespacio”. En ese artículo decía que “La robustez de una cadena  viene dada por la robustez de su eslabón más débil”; y que ese eslabón solíamos ser las personas. Hoy desayuné con la noticia de que ciberespías chinos habían atacado -entre otros-, a personal involucrado en la construcción del nuevo edificio que albergará la sede principal del Espionaje australiano (llamado ASIO) consiguiendo, al final, entrar en el ordenador de uno de los contratistas que participan en  la megaobra de este proyecto. 

…”Somos los nietos de los héroes de la Nación Árabe e Islámica. Seremos vuestra pesadilla. Atacando a vuestros sitios vitales vamos a terminar con vuestra débil economía”. Así es como reza la frase que ha aparecido en algunas de las páginas web españolas hackeadas por el denominado grupo “Fantasmas marroquíes”, también denominados “Los Monárquicos”.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido . Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestros Términos de Uso.

  Acepto la Política de Cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information